Testimonios del grupo mentor del IES Venancio Blanco

Cerramos 2020 dándole la palabra de nuevo a los y las jóvenes que han participado en el proyecto. En esta entrada, recogemos el testimonio de las/os participantes de los grupos mentores del IES Venancio Blanco (Salamanca).

El primer grupo mentor de mediación se compone de cuatro alumnas de 3º ESO. Llevan participando en el programa de Prevención de Acoso Escolar en sesiones periódicas en sus aulas desde febrero 2019, y entraron a formar parte de su grupo en noviembre de ese mismo año. Desde la fecha han participado en sesiones y formaciones en las que trabajan el aprendizaje de lo que significa el acoso escolar, habilidades sociales, resolución de conflictos, mediación y creación de un buen clima escolar. Con mucha ilusión y ganas, han realizado sus propios testimonios con un vídeo creado por ellas mismas. ¡Esperemos que os guste!

No sólo estas alumnas han formado parte de estas formaciones específicas. En noviembre de 2020 se ha creado un nuevo grupo mentor con 4 alumnos/as de 2º ESO del mismo instituto. Estos chicos y chicas han comenzado su aprendizaje en acoso escolar trabajando las habilidades sociales y la importancia de no ser observadores/as, e intentar ayudar a aquellas personas que sufren cada día en los centros escolares. Os presentamos a estos/as futuros mediadores/as: 

Su testimonio se ha compuesto de preguntas realizadas en una entrevista grupal y os dejamos el resultado, muy interesante de leer: 

  • ¿Podrías exponer lo que es para ti el acoso escolar, después de lo aprendido en el programa de Prevención de Acoso Escolar?

 RAFA: Es una situación que le ocurre desgraciadamente a la gente que se encuentra debilitada, sin estrategias que utilizar frente a ello y lamentablemente sufre acoso escolar por gente que no se da cuenta de que esa persona está sufriendo y no le gusta lo que le hacen.

  • En la actualidad, ¿ves muchas actitudes inadecuadas entre compañeros/as?

TERESA: Sí, sobre todo en casos concretos. Conocemos alumnos/as a los cuales hacen cosas malas, pero por protección de datos no se detallan aquí. Esos/as alumnos/as sufren discriminación, se les hace “putadas”, les dicen cosas y se ríen de ellos/as y luego las personas que lo realizan lo cuentan con orgullo. En nuestro caso, intentamos hablar con esas personas.

Por ejemplo, también en mi colegio, a una amiga mía le hicieron bullying aunque ahora en el instituto no, pero siempre suele tener una autoestima muy baja desde aquello.

  • ¿Cuál es la actitud más grave que has visto de un/a alumno/a a otro/a?

VEGA C.: En mi colegio, había un grupo de chicos y chicas que se llevaba mal con otra chica y llegaron a tirarla por las escaleras con todas sus cosas.

  • ¿Crees que es posible frenar el acoso escolar?

VEGA G.: Se puede frenar hablando con los/as acosadores/as porque muchas veces no se dan cuenta del daño que están haciendo y también con las víctimas para ayudarles a que se relacionen con otras personas, que tengan amigos/as, ayudarles a mejorar su autoestima porque la suelen tener mal cuando sufren acoso escolar; sin olvidarnos de los/as observadores/as que son el pilar más importante para que exista un cambio. No es fácil frenarlo, se puede, pero conlleva un proceso que cuanto antes se haga mejor.

  • En vuestros grupos de WhatsApp o en redes sociales, ¿has llegado a ver alguna vez casos de acoso escolar?

TERESA: En casos concretos yo sé que se han hecho vídeos de alumnos/as sin que ellos/as se enterasen. No me lo han pasado, me lo han enseñado y no sé si se habrá hecho difusión de esos vídeos por redes sociales, pero puedo imaginar que sí.

  • Para ti, ¿es más peligroso el bullying o el ciberbullying?

RAFA: Para mí es más peligroso el ciberbullying,  acoso por redes sociales porque si lo dicen por privado es peor porque nadie lo va a saber y nadie lo va a intentar solucionar y si no dice nada…

Si es en público se puede saber, se lo pueden decir a alguien y puede buscarse solución.

  • ¿Alguna vez os habéis sentido rechazados/as o habéis sufrido algún tipo de acoso? De ser así, ¿teníais las estrategias y la información suficiente para saber cómo actuar?

TERESA: Yo tuve una situación hace dos años. Vino una niña nueva y quise hacerme su amiga; no era buena influencia y llegué a apartarme de todo menos de ella. En ese grupo de amigos/as al final me acababan amenazando con que no contara cosas, de hacer cosas que no quería… Se solucionó fácil, pero después de eso estuve mal porque no tenía amigos/as. Se empezó a enterar gente y mi madre se enteró por otras personas antes que por mí, por lo que me faltaban estrategias para saber como actuar.

VEGA C.: He tenido varias; por ejemplo, el año pasado un niño se metía conmigo, me insultaba por como llevaba el pelo, por cómo me vestía… Me tocaba con él en varios grupos de trabajo y me decía que por qué estudiaba tanto y su reacción era romperme los trabajos de clase.

Otra situación fuera del colegio, en el pueblo, sufrí acoso con una pandilla que tenía. Me utilizaban como su sirvienta, me trataban mal, me insultaban… Se lo conté a mis padres un día que me harté y ellos hablaron con los padres y las madres de las chicas y pararon.

  • ¿Las habilidades sociales son innatas o son aprendidas? ¿Podemos aprender y enseñar habilidades sociales como empatía, asertividad, escucha activa, etc.?

VEGA G.: No son innatas; hay que aprenderlas relacionándote con otras personas, y cuando naces no te sabes relacionar. A los/as niños/as muy pequeños/as no les pasan estas cosas porque nunca se han relacionado y comienzan a jugar entre ellos/as sin problema. Es importante aprender y adquirir habilidades sociales cuando vas creciendo. Las personas comienzan a fijarse en el aspecto físico y personalidad de los/as demás según pasa el tiempo, pero a veces, no se hace de la forma adecuada por los prejuicios que tenemos y los estereotipos de la sociedad.

  • ¿Qué has buscado participando en el Grupo Mentor?

RAFA: Poder solucionar conflictos y frenar el bullying y el ciberbullying.

  • ¿Cómo os habéis sentido cuando han contado con vosotros/as para formar un grupo mentor?

RAFA: Me sentí bien porque me dijeron que podía aprender a solucionar situaciones de bullying.

TERESA: Es interesante aprender sobre las víctimas, agresores/as, espectadores/as y sobre cómo evitar ser alguno/a de ellos/as.

Damos las gracias por su participación y colaboración. Nos ha encantado trabajar con todo el alumnado de cada centro, y que todos/as hayan podido aprender y ayudar a que las relaciones en los centros educativos sean positivas y mejores. 

Autoconocimiento y autoconcepto

¿Qué sabemos del autoconcepto?¿Te conoces a ti mismo?

El autoconcepto, concepto de sí mismo, equivale a autoconocimiento, el cual pasa a ocupar un lugar central en la adolescencia.

En esta etapa tiene lugar la construcción de la propia identidad. Esto, como veremos más adelante, se relaciona con el bienestar personal a lo largo de toda la vida.

Por tanto, poned atención porque es muy importante saber desarrollar un autoconcepto positivo desde la adolescencia. Esto nos va a dar herramientras para enfrentar, en el futuro, problemas psicológicos y de adaptación personal.

El autoconcepto de una persona no es una variable independiente y aislada que se desarrolla por sí misma, sino que viene influida, determinada e íntimamente relacionada con otras variables de la vida social: la educación familiar, las interacciones con los/as compañeros/as y con los/as profesores/as, los medios de comunicación, los grupos de pertenencia, etc.

Es importante darse cuenta de que la autoimagen no coincide necesariamente con la realidad. La gente puede tener una autoimagen inflada y creer que las cosas son mejores de lo que realmente son. Aunque, por el contrario, las personas son generalmente propensas a tener autoimagen negativa y percibir o exagerar los defectos o debilidades

¿PARA QUÉ NECESITAMOS UN BUEN AUTOCONCEPTO?

Tener un autoconcepto positivo es la base del  buen funcionamiento personal, social y profesional. Frente a una misma experiencia personas/alumnos/as, con distintos autoconceptos, le dan diferentes significados, pudiendo ser limitantes.

¿Para qué sirve conocerse a uno mismo?

Dos ejemplos para visualizarlo:

a) En el ámbito académico:

Si a un/a alumno/a que tiene mal concepto de sí mismo le sale bien un examen, probablemente pensará: “Mira qué suerte he tenido, pero ya veremos cómo me sale el próximo”, es decir, que no atribuye el éxito a sí mismo sino a la suerte, un factor externo.

En cambio, un/a alumno/ con autoconcepto positivo pensará “me ha salido bien, es lo que esperaba, porque es lo que me suele ocurrir” y si le preguntáramos por su próximo examen, seguramente nos diría: “Si todo sigue igual, espero resultados semejantes”, lo que nos parecería una respuesta sensata, que además, demuestra confianza en sí mismo/a.

b) En el ámbito personal:

A la hora de elogiar a otra persona diciéndole: “Qué bien te veo, qué buen aspecto tienes” es posible que la persona que estuviera contenta con su aspecto físico aceptara el elogio, lo agradeciera y reconociera. Por el contrario, el mismo elogio dirigido a una persona descontenta con su físico no sería recibido igual y quizá nos contestara: “Qué va, ya me gustaría”.

De estos dos ejemplos podríamos extraer que el autoconcepto nos influye poderosamente:

  • INFLUYE EN EL APRENDIZAJE al influir en las expectativas, en los niveles de aspiración y en los objetivos que se plantea una persona. El grado de autoconcepto empuja al sujeto a estar más o menos decidido a hacer una tarea (rendimiento) y empuja a proponerse unas metas más o menos elevadas: AUTOMOTIVACIÓN.
  • INFLUYE EN LAS RELACIONES CON LOS DEMÁS porque mediatiza los procesos personales (desarrollo afectivo) e interpersonales y filtra la información que le llega.