Entrevista a Lucía, alumna de convivencia

Lucía Hortelano es una alumna de convivencia de 2º de ESO de Getafe (Madrid). Colabora activamente y ha accedido muy amablemente a responder unas breves preguntas sobre el impacto del confinamiento, pandemia, acoso escolar y sus reflexiones personales al respecto. ¡Gracias Lucía por tu inicativa!

Aquí os dejamos su testimonio y opiniones:

1. ¿Cómo ha afectado a tu rutina el confinamiento y el cierre de los centros educativos? ¿Cómo te sientes?

La verdad es que el confinamiento ha afectado a mi rutina en varios ámbitos, sobre todo en el ámbito del instituto. Ha sido diferente, me he tenido que adaptar, muchos deberes, al principio no sabía cómo llevarlo y un poco de estrés, pero bueno… también ha afectado en el ámbito de la alimentación, porque la hemos empeorado en casa porque hemos comido menos verduras, por el mismo motivo…mucho estrés, no estábamos centrados en mantener el hábito. En el ámbito del uso de la tecnología. He utilizado mucho más el móvil, me he sentido bien, pero al principio un poco de estrés y desorganización.

2. ¿Qué aspectos positivos has sacado de esta experiencia extraordinaria e insólita?

La verdad es que he sacado como aspectos positivos a nivel de todo el mundo del exterior, que si nos unimos todos los ciudadanos por un objetivo y trabajamos todos juntos podemos conseguirlo.

Y como aspecto personal he sacado que he sabido adaptarme muy bien a la situación y no he perdido el control de las cosas. He podido seguir al día todas las cosas.

3. ¿Crees que aún sigue dándose acoso escolar aún con las aulas cerradas? ¿De qué forma? Razona tu respuesta.

Sí, desgraciadamente, creo que se sigue dando casos de acoso, porque hoy en día las RRSS están super presentes en todos los ámbitos de nuestra vida, se han seguido dando casos por este medio, ciberacoso. Ya que no estamos juntos se han seguido acosando a través de mensajes de Instagram, WhatsApp y demás RRSS.

4. ¿Han cambiado las maneras de acosar a los/as compañeros/as con la pandemia?

La verdad es que, lo que es la forma de acosas a compañeros/as, no creo que haya cambiado, ya que sigue siendo la misma. Yendo a por los puntos débiles del otro/a e intentando hacer daño en lo que más duele o en los “defectos” de la otra persona. Pero lo que se sí se ha reforzado es el acoso por Internet, porque al no estar presencialmente, los acosadores han ido a la salida fácil, las RR.SS.

5. En tu opinión, ¿qué medidas hay que tomar para solucionar este problema del acoso escolar? Y tú, como alumno/a, y con tu grupo de amigos/as, ¿qué podéis hacer para ayudar?

Yo creo que como medidas para parar esto, se podrían poner en las RRSS como unos filtros en los mensajes, y los que sean dañinos para la otra persona, bloquearlos, no dejarlos pasar. También creo que es importante que se sepa, como alumna de convivencia, que estamos ahí para ayudarles y que sientan que tienen un pilar donde apoyarse. Que pueden acudir a nosotros/as y que no se les va a juzgar, si no que vamos a intentar ayudarles.

6. ¿Cómo se desarrolla un día normal en esta nueva situación que nos ha tocado vivir? Describe tu día, tu planificación con las actividades escolares, actividades de ocio y extraescolares.

Estos días de confinamiento, más o menos mi rutina, pese a que, al principio me costaba más centrarme, me pedí una agenda para organizarme, así que empecé bien.

Los días que tenía clase a las 10:30 me levantaba como a las 09:30 para desayunar y tal y, los demás días, me levantaba a las 10:30, las clases las tenía más tarde, como a las 12:25, para dormir un poquito.

Me levantaba, abría la ventana para ventilar, desayunaba y cuando volvía ya cerraba la ventana, hacia la cama y me ponía con el aula virtual, para apuntar en la agenda todas las tareas que tenía.

Lo mismo con las clases. Y así me planificaba. Al `principio tardaba mucho y terminaba muy tarde, pero ahora que me organizaba mejor y mandaban menos deberes, ya después de comer tenía todo terminado, me faltaba entregar alguna cosilla o dar un retoque.

Por las tardes, a partir de la Fase 1, a lo mejor iba algún día a ver a mi abuela, quedaba un ratillo con las amigas para desconectar y en ratos libres me he visto una serie con mi madre y con mi hermana, y todo este tipo de cosas para desconectar y tener mi rato de ocio y luego ya cenábamos.

Lo que se ha visto también trastocado han sido mis hábitos de sueño porque la verdad que al no tener que ir a clase me acostaba bastante tarde, pero bueno, no se puede tener todo.

7. ¿Ha cambiado tu forma de relacionarte con tus amigos y amigas en esta situación? ¿Cómo y por qué?

Claro, he tenido que usar mucho el móvil para poder continuar con mi relación con mis amigas de la misma manera, en cuanto a frecuencia digo. Con mis amigos/as, los de aquí de Getafe, he seguido teniendo la misma relación, pero eso sí, he utilizado muchísimas horas el móvil para poder seguir hablando, en videollamada o para hacer algún trabajo y nos ayudábamos mutuamente.

He estado en contacto toda la cuarentena y nos hemos echado de menos porque no nos hemos visto en persona, pero estábamos todo el día juntos/as.

También me he dado cuenta durante el confinamiento, y esto también lo tomo como un aspecto positivo, es que me he dado cuenta de las amigas y amigos que son realmente de verdad y con ellos/as es con los que he mantenido el contacto y a su vez poder desintoxicarme de las amistades que no eran verdaderas. Me he quedado con las personas que realmente sí merecen la pena y que son reales.

8. ¿Y con tu familia y otros adultos?

Con mi familia lo mismo, obviamente, mi madre es enfermera, y tenía que irse a trabajar, pero bueno, con mi familia muchísimas horas en casa y luego con el resto de mi familia, tampoco he perdido el contacto, porque semana si, semana no hacíamos videollamadas para hacer aperitivos virtuales, para hacer un piscolabis después de los aplausos, para celebrar cumpleaños, mini- fiestas… así que ha sido el mismo contacto que siempre, pero de otro modo, sin vernos en persona.

9. ¿Cómo era la relación con tus docentes y técnicos del programa antes del confinamiento? ¿Y ahora?

Mi relación con los profesores/as y con vosotras siempre, yo considero, que ha sido buena, a ver…con unos/as profes te llevas mejor y con otros/as peor, pero siempre he tenido una buena relación y después del confinamiento sigue igual, la verdad.

10. ¿En qué crees que se podría notar que un/ amiga/o sufre ciberacoso?, ¿consideras ciberacoso echar a un/ amigo/a de un grupo de Whatsapp solo por hacerle sufrir? ¿Qué otras formas de ciberacoso crees que se producen?

Creo que se podría notar o yo notaría que un compañero/a sufre ciberacoso en la forma de enviar los mensajes, como, no da su opinión, todo le parece bien, como que es la sombra de las personas más “populares” y con expresiones que puedan entrever baja autoestima, triste…que deje de ser él y empiece a ser otra persona, más apagada e insegura.

Y sí, considero de “mala gente” echar a una persona de grupo de WhatsApp, sí es ciberacoso, es de tener “mala baba” porque hacer sufrir a una persona aposta porque sí, si lo considero ciberacoso, y así empieza, en cantidades pequeñas para que la persona no se dé cuenta y ampliando esas cantidades para tenerlo todo controlado. Creo que otras formas que se producen de ciberacoso es por Instagram, por mensajes privados, y demás RRSS en las que estamos muy expuestos/as.

11. ¿Qué harías en caso de conocer que un/a amiga/o sufre bullying?

En caso de saber que un amigo/a mío/a sufre acoso, hablaría con él/ella, con clama, intentaría transmitirle/a seguridad, que puede confiar en mí. Intentaría por todos los medios, pero con calma, guiarle para que me lo contase para que lo dijese y para solucionarlo con un/a adulto/a. Para que vea que contarlo sí vale de algo. Que debe hacerle frente de alguna manera.

12. ¿Cuál es la responsabilidad que tienen los y las jóvenes frente al acoso escolar? ¿Ha cambiado esa responsabilidad con respecto a la pandemia?

Creo que los/as jóvenes tenemos la responsabilidad de no mirar para otro lado frente a estos problemas. Intentar que no se produzcan, no contribuir, no reír las gracias al abusón… además si vemos que una persona puede estar pasándolo mal, hablar con el/ella, mostrarle seguridad y confianza.

No creo que nuestra responsabilidad durante la pandemia haya cambiado en sí, lo que pasa que al no poder estar presente deberíamos, si vemos que en algún grupo de clase se menosprecia a alguien, ayudarle a decir ¡basta!.

Si no podemos interactuar en persona intentar ayudar a esas personas por los grupos de WhatsApp y lo que esté a nuestro alcance.

13. ¿Cómo crees que afectará esto al siguiente curso? ¿Y en relación al acoso crees que habrá alguna modificación?

La verdad es que creo que va a ser “un palo” para todos/as, queremos que todo sea como antes, que vuelva a la normalidad y hacer como que nada ha pasado…pero sí ha pasado.

Deberíamos afrontar los cambios, asumirlo y ver que podemos hacer para mejorar en nuestra nueva normalidad, ya que va a estar con nosotros/as mucho tiempo.

Creo que van a cambiar muchas cosas, tendremos que ir con mascarilla a clase, no nos vamos a poder ni tocar ni abrazar. Todo esto no es bienvenido, pero hay que asumirlo. En relación al acoso, creo que va a cambiar, al no ser todo tan presente, pueden pasar dos cosas: una, que como haya menos gente en el instituto, se reduzcan los casos porque no se podrán esconder tanto y por otro lado, puede pasar al revés, que aumente porque no hay gente para defender ni ayudar.  Pero de lo que estoy muy segura es que va aumentar, como ya lo ha hecho, el acoso por RRSS, es decir ciberacoso.

14. ¿Qué expectativas tienes para el verano?

Para el verano, no quiero ponerme unas expectativas muy altas, para luego no llevarme “un palo”. No me hace ninguna gracia que ver a mis amigos/as de mi pueblo, que llevo sin verles un montón de tiempo, y no poder abrazarles/as, pero es lo que hay y lo afrontaré, como todo, mirando el lado positivo de las cosas. Mirando que no puedo abrazarles, pero si puedo estar con ellos/as, algo que antes ni valoraba, que puedo estar con ellos/as, que estamos sanos y eso es lo que cuenta.

15. ¿Qué has aprendido con el programa contra el bullying? ¿Qué crees que puedes cambiar de tu manera de relacionarte con tus compañeros/as o añadir a tu manera de comportarte con los demás para terminar con este tipo de violencia?

He aprendido muchas cosas, muchísimas. A dar importancia a las emociones, cómo identificarlas y cómo canalizarlas. Cómo ayudar a una persona que ves que está sufriendo acoso. La verdad es que un montón de cosas que me han parecido super interesantes.

Por ejemplo, la dinámica que hicimos en varios grupos en la que teníamos que excluir en todos los grupos, menos en el de los barquitos de papel, por un detalle que tuvieses, por ejemplo, a las personas rubias y ese estuvo genial, dio que pensar. 

En general he aprendido mucho y, creo que, como persona, a mí misma, lo que más tengo que añadir a mi comportamiento es mejorar, y poner en práctica mucho más, la escucha activa. Soy una persona muy nerviosa, que desconecta rapidísimo, así que tengo que poner en práctica el calmarme cuando estoy hablando con una persona, prestar atención y no pensar en lo que mi madre me va a hacer hoy de comer, así que eso es urgente que lo añada a mi manera de comportarme.

16. ¿Quieres añadir alguna otra observación o comentario?

Como observación o comentario quiero añadir que he aprendido mucho del programa, tanto en el instituto como no presencial, en el confinamiento. Quiero lanzar un mensaje a todos/as, ya sabemos que esto no es lo que queremos, pero es lo que hay y hay que asumirlo. Intentemos ver las cosas desde el lado positivo. Vamos a quedarnos con lo bueno y no con lo malo. Hay que poner en práctica todo lo que hemos aprendido a través del blog y de las clases.

¡¡Gracias de nuevo, Lucía, por tus aportaciones y colaboración!!

¿Qué os ha parecido a vosotros/as? ¿Tenéis la misma opinión? ¿Os sentís identificados/as? ¿Cómo habéis vivido en vuestro caso todo esto?

Te esperamos en nuestro próximo post, mientras tanto, ¡comparte, difunde y deja tus opiniones y comentarios aquí abajo!

Pandemia, Estado de Alarma y acoso escolar

El Estado de alarma supuso un cambio en nuestras vidas, un impacto ante lo novedoso y extraordinario de una situación sorprendente que estuvo cargada de emociones diversas y difíciles de manejar en un primer momento: miedo, inseguridad, desconocimiento, incertidumbre… Todo ello provocado por una pandemia global ante un virus hasta entonces desconocido, que no habíamos vivido jamás.

Tuvimos que adaptarnos en todos los ámbitos y niveles, en todas las áreas profesionales: cerraron colegios, centros educativos, universidades, tiendas, oficinas, centros comerciales, fábricas… y nuestra rutina se vio afectada de un día para otro, todo parecía haberse paralizado. Generó una gran repercusión económica y sanitaria.

A nivel social y psicológico tuvo un impacto también, pues ya no podíamos salir con nuestros amigos/as, pasar tiempo con ellos/as, abrazarlos/as, dar una vuelta o seguir con nuestro programa habitual… Pasábamos más tiempo en casa del que jamás habíamos imaginado, y no estábamos acostumbrados/as. Tuvimos que aprender igualmente a adaptarnos a nuestra familia y la nueva rutina, donde había demasiado tiempo para pensar, reflexionar y, en definitiva, parar para aprender.

En este sentido, también cambió nuestra forma de trabajar este proyecto de prevención contra el acoso escolar. Acostumbrados y acostumbradas a una intervención presencial en los centros educativos tuvimos que dar respuesta a los objetivos a través de otros canales y metodología que nos permitieran seguir cerca, presentes y en contacto con nuestros y nuestras jóvenes, ya que el acoso escolar no acaba en las aulas, como hemos visto a lo largo de las diversas entradas publicadas. Por eso, este blog ha pretendido ser la voz del equipo y de los y las alumnas para prevenir el acoso escolar, para encontrar apoyo y una vía de comunicación como hemos estado trabajando todos estos años con este programa de continuidad, y a través de nuevos canales. Hemos creado una ventana de comunicación, un espacio común y de encuentro virtual donde compartir conocimiento para una mayor sensibilización, con entradas tan interesantes como la gestión de emociones, la prevención del ciberacoso, la importancia del lenguaje…

Ha tenido muy buena acogida y seguimos con ilusión y motivación con esta herramienta más de apoyo, que sirve para comunicarnos con el mundo, con vosotros y vosotras, para darle una mayor visibilidad al acoso escolar, para dejar parte del testimonio de nuestros y nuestras jóvenes que toman conciencia contra el bullying, para crear un espacio de sinergias y aprender que hay vías, herramientas y recursos para prevenir, detectar, intervenir y buscar soluciones no violentas a esta problemática que muchas veces no se denuncia. Y lo más importante, que ¡¡NO ESTAMOS SOLOS/AS Y NO HAY QUE GUARDAR SILENCIO Y AGUANTAR!!

Ahora termina el Estado de Alarma, pero no termina nuestra labor formativa e informativa para divulgar y dar a conocer la importancia de un trabajo integral en la lucha por la reducción del acoso escolar, y de las secuelas que deja en quien lo sufre. Aprenderemos, de nuevo a adaptarnos a la incertidumbre de lo que vendrá, porque el ser humano tiene una gran capacidad de resiliencia y superación.

Seguimos trabajando con más ideas, entradas, testimonios del alumnado, motivación y compromiso. Hay que intervenir desde la prevención. Hay que intervenir desde las redes sociales que son el nuevo canal del bullying por medio de amenazas, insultos, suplantación de identidad, difusión de vídeos y fotos sin consentimiento del/de la menor, para que podamos construir una sociedad más concienciada, con más criterio y más justicia social, que se preocupe del bienestar de toda persona, independientemente de su orientación sexual, religión, aspecto, piel, diversidad o cociente intelectual.

Todos/as y cada uno/a de nosotros/as somos imprescindibles y hacemos este contexto más rico, por lo que comienza una “nueva normalidad” que queremos que sea mejor para todos y todas, y desde este blog, que nace y continúa para hacer de altavoz, ofrecer información, recursos y herramientas, seguimos y seguiremos trabajando para que los y las jóvenes puedan seguir y alcanzar su desarrollo personal, su autonomía y su felicidad. Así que gracias a tod@s por hacerlo posible, continuamos con motivación para seguir avanzando junt@s y creando un mundo diverso y rico, con capacidad para prevenir, detectar, enfrentarnos, reducir y superar el acoso escolar, entre tod@s, en equipo.

Video animado sobre el aprendizaje. Youtube. 2007.

Te esperamos en nuestro próximo post, mientras tanto, ¡comparte, difunde y deja tus opiniones y comentarios aquí abajo!